jueves, 30 de diciembre de 2010

Siempre nos quedará París

Casablanca, Humphrey Bogart, Ingrid Bergman y un adiós silencioso en medio del estruendo de la II Guerra Mundial. Ese es el contexto de la inmortal ‘siempre nos quedará París’. Rick Blaine sacrifica su relación con la rutilante Ilsa Lund. Bogart interpreta primorosamente el personaje de un cínico que decide ayudar por amor al marido “resistente” de su amada, a la que va a perder para siempre.

La película nos deja el recuerdo de la lucha por recuperar los valores del entonces ocupado París. Valores de libertad, de creatividad, de referente cultural. Y ese ‘siempre nos quedará París’ es el reflejo del sacrificio del amor perdido que jamás volverá en aras de logros más universales. Para muchos, esa frase viene a reemplazar al manido ‘cualquier tiempo pasado fue mejor’. ¿Y a qué viene esta exposición con aromas cinéfilos?

Pues viene a que fue la primera sensación que percibí cuando me enteré del cierre de CNN+. Luego, lo comenté, el día de Nochebuena, en mi perfil de Facebook tras ver la emotiva despedida de Iñaki Gabilondo. Aquello disparó los comentarios y, cómo no, la polémica. Por ello quiero acabar el año con esta reflexión más motivada sobre este asunto apelando, eso sí, al espíritu navideño y a la concordia.

Desde luego, mi intención no es valorar ni entrometerme en las decisiones de un grupo empresarial privado. Y declaro, para los más escépticos, que no soy devoto de Gabilondo ni de Prisa ni de Telecinco. Sentadas las premisas, lo que pretendo es analizar si el libre y sano ejercicio de informarse se pone en riesgo con el cierre de medios como CNN+. Creo, al menos para mí es prioritario y una de las bases de la democracia, que tener acceso a una información plural, rigurosa, alejada de dogmas y proselitismos es algo por lo que todos debemos pelear. Si aceptamos una información tendenciosa, lastrada ideológicamente, alejada de la honestidad, entonces nos crearemos opiniones y actuaremos en consecuencia sobre la base de hechos tergiversados. En otras palabras, estaremos actuando sobre un mundo virtual alejado del real. Estaremos condenados a equivocarnos.

Ahora bien, claro que voto a Zapatero. Soy militante del PSOE, eso es tan cierto como que la tierra gira alrededor del sol y no escondo mis ideas. Al contrario, las hago públicas; enseño mis argumentos; escucho a los demás, y por eso quiero información veraz; defiendo mis ideas. Eso es un sano y edificante ejercicio intelectual inherente no al político, sino al ciudadano y nadie pude sentirse culpable por ello.

Por eso analizaba en Facebook el gris oscuro, casi negro, futuro de mi mando a distancia que ahora será más rehén de los tertulianos de guardar y de guardia (24 horas al día, siete días a la semana, 365 días al año). Esos mismos que pontifican con argumentos interesados e intercambiables según el dictado de su señor. Mi mando será cliente asiduo de esas teletiendas que nos instruyen escolásticamente en el noble arte del consumo compulsivo. Y yo me alejo del mando a distancia porque es lo mejor que le puede pasar a quien quiere pensar en un espacio de libertad y no en ámbito de este “liberalismo” empaquetado en papel celofán.

Aparco para otro día la reflexión sobre ese “liberalismo” o “neoliberalismo” con criterios que me recuerdan cada vez más a aquellos que ocuparon el París en el que Rick e Ilsa se amaron fugazmente, aquellos que intentaron silenciar los sentimientos de ese cínico sentimental y su amante, y al marido de ésta, y al pianista al que le pedían siempre: Tócala otra vez Sam.

Demasiado extenso me ha quedado este último texto del año. Así que abrevio porque, como decía Rick al impagable capitán Louis Renault, “creo que este es el principio de una gran amistad’

¡¡¡Feliz 2011!!!

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Una Navidad más solidaria

Navidad es un tiempo de tregua, de olvido de la rutina, del abrazo fraternal con la familia e incluso con los que nos agraviaron... Todo eso es cierto, pero os quiero pedir este año que ésta, sea una Navidad sobre todo solidaria. Unas fiestas en las que nos acordemos de los que lo están pasando peor, de los que sienten todo el peso de la crisis, de los que necesitan una voz de aliento. De todos ellos, especialmente, me acuerdo en estos momentos que deben ser de felicidad y celebración.

No hablo de celebración consumista, hablo de disfrutar de un periodo en el que percibimos que los sentimientos deben de estar por delante del interés personal como decía el escritor norteamericano Harlan Miller ("Ojalá pudiésemos meter el espíritu de Navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año).

Para mí es muy difícil dejar de pensar en Luis y Marta, una pareja a la que conozco desde hace meses cuando vinieron a verme para contarme los apuros que están pasando. Después de un duro año han vuelto para felicitarme las Pascuas y agradecerme la ayuda que habían recibido. En ese momento sentí desasosiego.

¿Cuántas familias están pasando por esa situación pero no tienen la fuerza o la entereza de encararla con el ánimo de Luis, Marta, Raúl y Manuela? Este Ayuntamiento está desarrollando políticas que faciliten el acceso al mercado laboral, estamos logrando que la cohesión social no se vea afectada en su esencia y apoyamos a los que se encuentran en situaciones más delicadas. Pero, aun así, os pido que miremos a nuestro alrededor y nos mostremos solidarios con aquellos que estando tan próximos y pasándolo mal como lo pasan no reciben nuestro apoyo.

Nosotros estamos redoblando los esfuerzos para lograr que todos los parleños tengan una Navidad feliz, parecida a la de años anteriores, y que encaren 2011 con optimismo, con energías renovadas para que esta ciudad crezca, se modernice y sea más habitable y cohesionada. Ese es mi deseo para el próximo año, para eso trabajamos, para hacernos mejores.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Discapacidad sin barreras

Este no es el primer blog que escribo sobre este asunto y las barreras que nuestros vecinos discapacitados encuentran a diario. Nosotros, como Ayuntamiento, estamos comprometidos con todos ellos y con sus familias. Por ello, acabamos de celebrar el Día de la Discapacidad, en el que niño de Primaría y Secundaria han conocido de primera mano cómo es la vida de otros niños iguales a ellos, pero diferentes.

Nuestro objetivo es ése. Que todos los niños comprendan que esa diferencias no pueden suponer un obstáculo para interactuar, para jugar, para aprender, para divertirse… En Parla, como ya escribí en otra ocasión, contamos con un centro ocupacional dirigido específicamente a discapacitados intelectuales a los que se les da una formación específica para lograr su inserción laboral y para que puedan alcanzar un desarrollo integral. Es uno de los logros de los que más orgulloso me siento.

Jornadas de sensibilización como la celebrada este jueves ayudan a liquidar tabús, a fomentar la integración y a comprender que la diferencia no debe ser sinónimo de exclusión. Así lo avalan los resultados que se han obtenido de la experiencia “Educación inclusiva con alumnos con discapacidad”. Los chavales conocen de primera mano las necesidades y obstáculos que, a diario, deben superar los niños discapacitados. Y éstos encuentran que sus peculiaridades no son un escollo para su integración.

Y esa solidaridad que crece entre ellos nos debería hacer reflexionar a los adultos, que no siempre adoptamos la actitud adecuada ante los discapacitados. Muchas veces caemos en la compasión, otras en la inacción y, muy a menudo, en una comprensión impostada ante las necesidades de este colectivo.

Muchos de los que acuden al centro de día, y sus familias, me comentan algunos de sus problemas y me permiten conocer muchas de sus virtudes. Por eso sé que está en nuestras manos corregir todas esas actitudes torpes que desplegamos para relacionarnos con ellos. Eliminemos barreras físicas, pero sobre todo mentales. Porque sus diferencias no nos separan, nos unen.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Un pacto por nuestro futuro, por favor.

Esta semana han puesto números a la educación: en mi opinión sigue siendo una asignatura pendiente. El informe PISA sitúa a nuestro país en un puesto intermedio en la lista de las naciones más desarrolladas del mundo. Es cierto que mejoramos ligeramente, pero lo contrario sería lamentable.

Creo que es hora de reflexionar en profundidad. Hipotecas como ésta salen tan caras que hay que cancelar el rédito y empezar a recuperar la cultura del esfuerzo y del trabajo como método de mejorar la cualificación de nuestros jóvenes. En este sentido, resulta descorazonador la postura del Partido Popular. El pacto por la Educación que propuso el ministro Gabilondo era un planteamiento responsable, moderno e integrador. El cálculo político pesó más que el progreso y el bienestar de nuestro alumnado. Un peaje que no pagará el PP sólo, lo tendremos que saldar entre todos a un precio astronómico y durante demasiados años.

Los que seguís este blog sabéis que la educación, y la formación en general, es uno de los ejes esenciales de mi ideario. Sólo con una educación de calidad, adaptada a las exigencias de las nuevas tecnologías, y con un alcance universal se puede acceder al progreso y a un futuro prometedor. No hay otra vía. La especulación y los atajos producen beneficios tan efímeros como frustrantes.

Y por eso habría que volver a sentarse, a recapacitar y a firmar un acuerdo por un modelo de educación sin fecha de caducidad inmediata, un pacto que nos aleje de aquella visión tan realista que inmortalizó Gonzalo Torrente Ballester cuando decía que la enseñanza se había “puesto muy complicada, y uno ya no sabía ni qué enseñar, ni cómo enseñar, ni a quién enseñar”.

Quizás debiéramos mirarnos en el espejo de nuestra vecina Portugal. Un país que ha progresado notablemente en conocimientos de lectura, matemáticas y ciencias. ¿Cómo lo han logrado? Invirtiendo en ordenadores, libros, acceso a banda ancha, cursos de inglés… Un dinero público que ha producido resultados que saltan a la vista: en los últimos cinco años ha bajado el número de alumnos repetidores, aumenta la cifra de estudiantes de Secundaria y se reduce el abandono escolar.

Nuestro objetivo debe estar enfocado a la excelencia educativa que disfrutan en Finlandia o Canadá. La calidad en la educación tiene que ser un objetivo irrenunciable y, ahora, en tiempos de crisis, aún más. Yo quiero que mis vecinos puedan acceder a un sistema que les garantice una formación integral y de máxima calidad. Algunas instituciones deberían mirarse menos el ombligo de si están un poco mejor situadas en la clasificación que sus vecinas. Por eso resultan hilarantes los comentarios de responsables de algún gobierno regional por los resultados obtenidos. En esto no se compite. A ver si, al menos, en esto se dan cuenta que eso es lo importante, sumar entre todos.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Yo creo en Parla

Parla es una ciudad viva, emergente, dinámica y con futuro. Parla cree en Parla. Yo, también. Si cabe, más ahora, después del intenso fin de semana que he vivido. Los socialistas celebramos la nuestra III Convención y me sorprendió agradablemente el alto nivel de participación y de compromiso. Jóvenes, empresarios, asociaciones, sindicatos, afiliados… entre todos aportaron su visión del municipio y, entre todos, me ayudaron a sacar una conclusión: en estos momentos difíciles, me siento orgulloso de ser vuestro alcalde.

Todos hablaban de trabajar por Parla y para sus vecinos, porque ésta es una ciudad con futuro, con proyectos ilusionantes, con facetas que la hacen atractiva. Por eso creemos en Parla. Surgieron las ideas con las que salir de esta época dura; nos proporcionaron el aliento necesario para que nadie desfallezca en estos tiempos grises; impulsaron la idea de potenciar el municipio desde el lado de los valores: solidaridad, integración, progreso…

Por eso, hace ya meses, decidimos que la lucha contra el desempleo es prioritaria para este Ayuntamiento. En este sentido, esta semana hemos dado forma al Consejo Local por el empleo, en el que hemos involucrado a empresarios, administración y sindicatos. El objetivo es triple: garantizar la formación y la capacitación; fomentar la implantación de empresas en el municipio, especialmente en ubicaciones ideadas para ello, como el PAU 5; y, por su puesto, implicar a las administraciones en el fomento de políticas encaminadas a la creación de empleo.

Este Consejo Local se convertirá en un instrumento dinamizador del empleo, a la vez que garantizará una coordinación de políticas y esfuerzos que pretenden rebajar las tasas de paro. El tejido productivo, tan olvidado por las administraciones de ideales liberales, es un bien que hay que impulsar y proteger. Conocemos las consecuencias de los que creen en la especulación, de los que creen en la desregulación de mercados y de los que creen en las políticas ultraliberales.

Yo, sin embargo, creo en la cultura del esfuerzo y del trabajo. Yo, sin embargo, confío en la capacidad de la gente y en la capacidad moderadora de las instituciones elegidas democráticamente. Yo, sin embargo, creo en Parla y en los parleños.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Tolerancia cero contra los cobardes maltratadores

A María -permitidme que la llame así aunque no es su nombre real- cada vez que me cruzo con ella por la calle se le pone una sonrisa tímida y un poco desvaída. Ella sufrió lo que ninguna mujer debe padecer, la violencia de un hombre que la maltrató física y psicológicamente. Gracias a la ayuda de familiares, vecinos e instituciones, María ha rehecho su vida, pasea por el municipio con uno de sus hijos y parece haber olvidado los malos tiempos. Sin embargo, su sonrisa me dice que aquella herida aún no ha cicatrizado.

Algunas mujeres como María han tenido el cobijo de esta casa de todos que es el Ayuntamiento. Con María charlé en varias ocasiones y en otras muchas más recibió el apoyo de esos profesionales que evitan que la cifra escandalosamente alta de mujeres maltratadas no siga aumentando. Cuando veo a mujeres como ella sé que nuestro esfuerzo no es baldío, pero también reconozco que tengo que seguir trabajando más y mejor por todas las que se topan con la barbarie, como fue el caso de la joven Silvia.

Este Ayuntamiento, y por supuesto yo como alcalde, no vamos a parar hasta ver erradicada hasta la última brizna de violencia machista. Mi compromiso es mayor cada año, cada mes, cada día y no sólo con motivo, este 25 de noviembre, Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. Este día, eso sí, nos sirve para mostrar públicamente nuestra oposición a esta lacra. Por ello, la semana pasada aprobamos en el pleno municipal una Declaración Institucional en la que mostrábamos nuestra repulsa, nuestro rechazo frontal a este tipo de violencia especialmente cobarde.

Nuestro objetivo está claro y para ello impulsamos políticas de educación para la igualdad en centros escolares, desarrollamos acciones que sensibilicen a esas capas de población aún permeables a estas prácticas terribles, y muy especialmente, nos esforzamos en dotar de recursos a todas aquellas instituciones y organismos que defienden a las mujeres cuando se hallan en esa situación de extrema vulnerabilidad.

Cuando me cruzo con María, siento que algo bueno hemos hecho y, al mismo tiempo, me crece la insatisfacción por no haber logrado evitar hechos como el que hemos vivido hace unas semanas. La muerte de una mujer de solo 16 años es muy dura de asumir. La violencia siempre es estéril, pero cuando se genera desde la desigualdad más brutal se transforma en una acción vil y execrable.

A esos cobardes sin límites, que se sienten tan poderosos atemorizando a una persona indefensa, les tenemos que parar entre todos. Tolerancia cero con ellos. Porque como decía el poeta argentino José Hernández: “Sólo los cobardes son valientes con sus mujeres”.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Cuando crezca yo quiero ser un niño

El título de este texto no es idea mía, es una frase que pronunció el escritor neoyorquino Joseph Heller y que hace uno o dos años alguien pronunció en uno de los actos que tuvimos con motivo del día del Niño. Este sábado será el día de todos los pequeños, a esos a los que debemos todo, porque el futuro es suyo y lo que hagamos ahora, si lo hacemos mal, será la hipoteca que ellos deberán pagar.
El 20 de noviembre se celebra el Día Internacional de los Derechos de la Infancia y la aprobación de los Derechos del Niño y de la Niña. No es una de esas etiquetas con aroma de marketing, ni mucho menos. Es admitir que no hemos hecho todo lo que debíamos. Es recordar, como dice Médicos Sin Fronteras, que 55 millones de niños menores de cinco años sufren malnutrición aguda. Cada minuto, según la misma ONG, nueve de ellos mueren. ¿Aún hay alguien que crea que celebrar el día del Niño es inútil? Aunque sólo sea por recordarnos que tenemos que redoblar esfuerzos, vale la pena.

Asegurar sus derechos, incluso los más básicos, es una tarea que está al alcance de todos. Una buena sanidad, una educación de calidad, un sustento digno… son pilares esenciales para el desarrollo de la infancia. Y todos podemos aportar nuestro apoyo. A los que nos quedan más cerca o a los que no conoceremos nunca. Eso poco importa, pero seamos conscientes y trabajemos para aprobar esta asignatura pendiente.

Cuando uno ve a un niño pequeño enfermo, aunque sea en el mejor de nuestros hospitales, se nos achica el alma. En muchos países, los niños no saben qué es un médico. Cuando vemos a un pequeño que no está escolarizado, nos llevamos las manos a la cabeza. En muchos países, no conocen qué es un colegio. Cuando vemos a nuestro hijo sonreír (a mí me pasa cada vez que veo a mi sobrinita) se nos ilumina el mundo. ¿Por qué no hacemos más por ellos? No hagamos que tenga razón Oscar Wilde cuando decía que ‘los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan’.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Compromiso de futuro

He recibido muchos mensajes personales y a través de Internet sobre lo que hemos hecho, pero gran parte de esos mensajes me pedían más una mirada al futuro que al pasado. Tienen razón y por ello voy a exponer lo que quiero hacer para que Parla sea una ciudad mejor, en la que vivamos más confortablemente y de la que nos sintamos orgullosos.

Desde luego, entre el pasado y el futuro no puede haber una ruptura. Los principios no se negocian y por eso la educación y la formación para el empleo van a seguir siendo ejes fundamentales de nuestra política. La estabilidad que nos proporciona el empleo es básica para construir la ciudad, pero hemos de asumir que, en estos tiempos, para lograr un buen trabajo es indispensable formarnos. Este ayuntamiento está plenamente comprometido con mejorar la calidad de la educación y el acceso a una formación integral. Todos los esfuerzos que seamos capaces de realizar en este ámbito redundarán en una ciudad más integradora, más cohesionada y más moderna.

Pero no podemos esconder que la política formativa es una parte, muy importante, pero sólo una parte de la solución, pues necesitamos que la demanda se encuentre con la oferta. Ese nudo gordiano lo intentamos deshacer con iniciativas como la emprendida en el PAU 5. Hemos puesto en marcha políticas que facilitan la llegada de empresas con la financiación de la compra del suelo. Queremos que lleguen empresas que dinamicen el mercado laboral local y potencien el desarrollo del municipio. Si atraemos empresas y les ofrecemos personal cualificado, habremos conseguido el objetivo.

Estas iniciativas no nos hacen perder, sin embargo, la perspectiva general. Parla es una ciudad joven, dinámica… que demanda equipamientos de ocio y cultura. Así, Parla Este dispondrá de un nuevo centro de ocio que cubra las necesidades de una ciudad joven. Nuestro compromiso es firme en este sentido, porque vosotros nos lo habéis pedido.

Mi objetivo es seguir trabajando para hacer de Parla una ciudad mejor comunicada, más acogedora, con infraestructuras y dotaciones modernas… y todo, aunque otras administraciones nos pongan trabas. Pero para poder construir esa Parla del futuro necesito vuestro apoyo, por que a mí, como decía el genial Woody Allen, me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Dos años de gobierno de una gran ciudad

Se cumplen dos años desde que acepté el reto de gobernar esta gran ciudad. “Parece que fue ayer”, me decía un vecino el otro día en el Ayuntamiento, y no le voy a quitar razón. Se me ha pasado muy rápido, pero haciendo balance veo que hemos avanzado mucho en tiempos muy difíciles.

Soy consciente de que, alguno de los que leáis esto, lo verá de otro modo. Pero precisamente los que más estáis sufriendo esta crisis sois los que más me preocupáis y a los que más tiempo y recursos dedicamos. La educación y la formación para el empleo han sido, y seguirán siendo, ejes esenciales de nuestra política. Sólo con capacitación, con amplitud de miras y diversificación podemos reintegrarnos al complejo mercado laboral. Por ello, este Ayuntamiento ha decidido que no hay que escatimar un solo euro en formación y educación. Y no vamos a distraer recursos en esta materia por mucho que otras administraciones, como la regional, haya rebajado un 5% la partida para mejorar la formación de los desempleados. Así no se sale del túnel.

La solución tampoco está en denostar al sector de la construcción. El boom inmobiliario no nos puede hacer perder la perspectiva general. Por eso hemos apostado por acciones que nos aporten modernidad y comodidad. La mejora de equipamientos deportivos y culturales, el centro de día de discapacitados, el parque de bomberos, el soterramiento de contenedores de basuras, son líneas de actuación necesarias y que, además, sirven para revitalizar al sector de la construcción a la vez que construimos un entorno más habitable.

En este sentido, también resulta hiriente la falta de implicación del gobierno de Esperanza Aguirre, al que seguimos reclamando cuatro de las ocho obras que recoge el plan Prisma, los centros de salud que reclaman los parleños para garantizar sus asistencia sanitaria, el Metrosur o la universidad. En dos años hemos progresado, pero la falta de lealtad institucional ralentiza nuestro avance y todo por un cálculo político espurio.

Estamos satisfechos, pero no complacidos por lo logrado. Aún nos quedan muchas ideas para completar nuestro proyecto; aún necesitamos tu ayuda y porque, parafraseando a Juan Bosco, mi mayor satisfacción es ver una Parla alegre.

sábado, 30 de octubre de 2010

Fin de mes, estreno de años

Este fin de semana me cae un año más. Son ya alguno más de 40, la edad en la que todos te empiezan a hacer bromas sobre lo que te queda por vivir. Yo quiero pensar, porque me siento con fuerza, que me queda mucho por hacer, pero ahora quiero, aunque a alguno le parezca un poco melancólico, recordar lo que me ha marcado.

Todas esas cosas tan intensas que se te van grabando en la memoria, en la piel, en el tuétano del ADN y que te permiten crecer como persona y en tu ámbito profesional. Nunca olvidaré el repentino y estruendoso momento de la caída del Muro de Berlín o el colapso de la Unión Soviética y su consiguiente repercusión en el comunismo y el mundo de las ideas. Ahora con perspectiva me parecen hechos aún más relevantes que entonces, cuando el calor de lo inmediato te quemaba tanto que te impedía sopesar todas las consecuencias.

Ésos son hechos que todos (al menos, los que tenemos una edad) hemos vivido, pero hay otros muchos que nos marcan tanto o más y que forman parte de nuestras vivencias más personales. En ese sentido, elecciones primarias como las de Borrell o las de mi amigo Tomás Gómez han supuesto para mí una experiencia vital impagable por lo intensas y emocionantes que fueron (con todas sus diferencias). En ese mismo plano personal, aún recuerdo la primera vez que pude hacer oír mi voz. Curiosamente no fue en unas elecciones sino en el referéndum de la OTAN, que tantos sentimientos encontrados produjo entonces en la izquierda de este país. ¿Alguien cuestiona hoy nuestra presencia en ésa organización? La cura del tiempo.

Y repasando otros ámbitos, un poco más alejado de la política que me permite dirigirme a vosotros desde aquí, me gustaría tener un hueco para el recuerdo de algunos retazos de aquellos 80 y 90. De aquella Parla tan cambiante y necesitada de medios y dotaciones. De aquel 1982 inolvidable para todos con los Juegos y la Expo. O de aquella televisión (en la que no existía el zapping) con un programa tan inolvidable como La Clave, con aquel barbudo José Luis Balbín; o ese David el gnomo que ahora cumple 25 años (en la televisión, porque ya entonces decía que era el “más anciano del lugar”). O tantas otras cosas que la tecnología y la moda han ido remozando. Lo que no cambia es el calendario, tan fiel a su ritmo que ya me caen 43. Y quiero celebrarlo con todos vosotros.

viernes, 22 de octubre de 2010

Parla más moderna, más humana

“He vivido toda la vida aquí y aquí me quiero morir”. Así de categórico se mostraba hace unas semanas un vecino de la calle Judea, en lo que denominamos el conjunto Humanes, y cuando alguien de casi 70 años te habla así hay que poner todo el interés en satisfacer un deseo tan lógico y cabal. Pues este, y otro muchos vecinos, van a poder seguir viviendo en su barrio “de toda la vida”, pero con un nivel de servicios muy superior y adaptado a las necesidades que la edad nos acaba creando a todos.

Las calles Humanes, Judea y Samaría van a ver cómo se transforman sus viejos edificios en nuevas construcciones de hasta cinco alturas. En total, serán 54 viviendas (las mismas que hay ahora) más otras 42 de protección oficial que impulsamos desde el Ayuntamiento con toda la convicción que me transmitieron los vecinos. Para mí es esencial que nuestros mayores perciban el respeto y consideración que les tenemos. Ellos hicieron el trabajo duro, y en ocasiones ingrato, de luchar por este municipio en los tiempos en que las dotaciones eran escasas y los servicios eran casi inexistentes. Por todo eso, y mucho más, se merecen este esfuerzo y todo nuestro compromiso.

Estas 54 viviendas (que serán entregadas sin carga alguna) constarán de dos dormitorios y estarán adaptadas a personas de edad avanzada y movilidad reducida. También habrá nuevos aparcamientos bajo las viviendas que descongestionarán el estacionamiento en superficie. Esto obligará a realojar a los vecinos durante un tiempo (sin coste para ellos), una incomodidad que se verá compensada por las innumerables ventajas que traerá el proyecto urbanístico una vez esté acabado.

Además, estos vecinos verán cómo se rejuvenece la zona, pues a las viviendas de protección oficial que completan el proyecto está previsto que lleguen parejas más jóvenes. Ése es nuestro objetivo, evitar el desarraigo de los más mayores y facilitar el acceso a una vivienda digna, asequible y de calidad a los más jóvenes. Esta apuesta por la integración generacional hará que Parla sea cada vez más moderna y a la vez más humana.

viernes, 15 de octubre de 2010

Libertad de expresión y respeto


Lo vi de pasada, pero me pareció desproporcionado. Ver y escuchar en la televisión el abucheo que dirigieron unos maleducados al presidente del gobierno en el desfile del Día de la Hispanidad me rompió todos los esquemas. Menos comprensible me parece aún que otros políticos disculpen, y menos todavía que jaleen, semejantes muestras de incivismo.

Quienes me vayan a tachar de censor, les pido unas líneas más. La libertad de expresión es un pilar básico e irremovible de la democracia y como tal lo defiendo en todo tiempo y condición. Con el mismo impulso arremeto con los que hacen del derecho de expresión una bandera sin barreras. Como político entiendo que estoy sujeto a la crítica, incluso al abucheo, pero todo tiene su límite. Y el límite es hacerlo cuando las Fuerzas Armadas están homenajeando a sus compañeros caídos en acto de servicio: es una falta de respeto, de tacto y de consideración. Fijar el objetivo en el presidente del gobierno por su política es lícito; hacerlo de manera pública, también, pero no en determinadas situaciones.

Los actos del 12 de octubre son un homenaje a nuestros soldados y a nuestros valores, un reconocimiento a la multiculturalidad de lo hispano, un nexo de unión entre las diferentes culturas. Es un acto en el que las instituciones están muy por encima de las personas y eso hay demasiados que no lo entienden o que buscan un pírricos réditos políticos y electorales. Y todo sin darse cuenta que en unos meses, en unos años, pueden sufrir los mismos desenfrenos.

Por eso reclamo que la libertad de expresión de todos no se vicie torticeramente con tal de desgastar a un adversario. La educación y el sentido común son elementos que tienen que formar parte de las reglas del juego de la política y de la relación con los ciudadanos. Y entre los políticos jamás debe desaparecer la lealtad institucional, y de eso se bastante porque estoy en un grupo de alcaldes que la venimos exigiendo reiteradamente a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Los que interesadamente embadurnan el concepto de libertad de expresión ejercen esa política que se escribe con minúsculas y que busca el interés de perpetuarse en el sillón. Yo reclamo una Política con mayúsculas, donde el respeto al adversario no se pierde nunca, ni se prostituye el término libertad de expresión por cualquier otro que esté de rebajas.

Y en esa misma línea están aquellos medios que afines a un ideario político o, mejor aún, afines a una parte de una siglas políticas se empeñan en emborronar páginas y páginas. Sólo buscan zaherir a los políticos de otro color, sólo por eso por ser de otro color. Poco importa si lo que recogen en sus renglones lo dicen ocho u ochocientos, si son verdades a medias, si son mentiras parciales. Difama que algo queda, que la libertad de expresión nos ampara.

lunes, 4 de octubre de 2010

Ahora, camino a Sol todos juntos

Tomás Gómez ganó las primarias, el PSM ganó, el PSOE ganó, Madrid ganó. El proceso electoral se ha saldado con muchos ganadores y un solo perdedor: Esperanza Aguirre. Por eso, ahora más que nunca, lo importante es que la unidad de los últimos años se vea reflejada no sólo dentro del partido, sino de puertas afuera. Todos juntos tenemos opciones de llegar a la Puerta del Sol el próximo mes de mayo. Y todos unidos por responsabilidad, la que adquirieron los dos candidatos con toda la militancia. Y, desde este domingo, todos impulsando sin fisuras el proyecto que defiende Tomás Gómez.

Así que si hasta ahora hemos trabajado sin descanso por unas ideas, ahora toca redoblar esfuerzos. Sólo así, sin descanso, aportando lo mejor de cada uno, podremos alcanzar el objetivo que desean tantos y tantos madrileños. En eso, como en tantas otras cosas, nadie nos puede dar lecciones ni a los socialistas ni a Tomás. Todo lo que hemos logrado, todo lo que él ha logrado, ha sido con esfuerzo, tenacidad y talento.

Los socialistas sabemos que no será fácil, como no han sido sencillos los retos que a lo largo de nuestra historia hemos conseguido sacar adelante. Nosotros lo sabemos y Tomás ha demostrado que no hay obstáculo que le haga dar un paso atrás. Los parleños pueden dar fe de ello, porque pueden ir al hospital sin salir del municipio, porque se pueden mover por la ciudad en un tranvía moderno y vertebrador, porque tenemos unos servicios públicos de calidad.

Es el momento de felicitarnos porque este proceso de primarias no ha hecho más fuertes. Hemos de congratularnos porque el mejor candidato será nuestro candidato. Hemos de darnos la enhorabuena por ser una alternativa sólida después de muchos reveses. Y esos contratiempos nos han enseñado que nunca hay que rendirse, que hay que encarar el futuro con optimismo y empeño. Ahora, todos juntos, ponemos rumbo a Sol.

martes, 28 de septiembre de 2010

Tomás, uno de los nuestros

Tomás Gómez volvió a casa el pasado domingo y el que, estoy seguro, será candidato socialista a la presidencia de la Comunidad de Madrid demostró que sigue fiel a sus principios. A cambio los parleños le enseñaron que no olvidan todo lo que ha hecho por su ciudad.

Tomás lleva en la sangre su condición de socialista, por eso dejó su casa, Parla, para convertirse en secretario general del PSM. Tomás sacrificó sus charlas con los parleños para escuchar a los socialistas de Madrid y, a partir de ahí, logró que esta federación recuperara su peso específico, que alcanzara un grado de cohesión inédito, que sea un referente para todo el socialismo español. Por todo ello, Tomás no sólo se ganó el derecho a ser candidato en estas primarias, además, conquistó el respaldo de muchos socialistas.

Por eso yo voy a votar a Tomás Gómez el próximo domingo. Por eso y por mucho más. Con Tomás los socialistas madrileños hemos recuperado la voz, porque Tomás habla el lenguaje de la calle; habla de los problemas que tiene la gente; habla de un socialismo de verdad, sin operaciones de marketing ni liftings políticos. Tomás ya ha demostrado en Parla su capacidad de gestión.

Yo he trabajado con él 10 años. Fueron duros, intensos, amargos en ocasiones, pero no los cambiaría ahora. Tomás se apoyó en todos los parleños para convertir nuestro municipio en un referente de modernidad y desarrollo; de integración y solidaridad; de imaginación y eficiencia. Por eso yo le voy a votar y como yo muchos socialistas de Madrid.

Pero Tomás es mucho más. En estos tiempos de pensamiento casi único, Tomás es de ésos que piden sin rubor un impuesto para los bancos, que ganan mucho dinero y no lo prestan a los que lo necesitan. Tomás no se ha rendido y no se rendirá nunca ante las injusticias y siempre defenderá los derechos de los que menos tienen ante el oligopolio de los poderosos. Por eso le van a votar mayoritariamente los socialistas de Madrid.

Tomás tiene un proyecto maravilloso: dar a Madrid el giro que esta Comunidad necesita, desalojar de la puerta del Sol la política rancia de Aguirre. Pero Tomás no sólo tiene un proyecto, tiene la ilusión, la capacidad y el talento para lograrlo. Y sobre todo ello, tiene la humildad, porque es uno de los nuestros.

viernes, 24 de septiembre de 2010

El que se mueve no sale en la foto

Alfonso Guerra ha sido un político tan mayúsculo como vituperado. Para ser justos, sigue siendo mayúsculo, pero ya no tan vituperado. Su lengua de doble filo asaltó mi memoria esta semana. Cuando vi a qué venía la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño, recordé aquello de “quien se mueve no sale en la foto”.

Aquella frase de Guerra hizo fortuna, tanta que algunos la malversaron hasta convertir en su edén terrenal las fotos. En otros términos, el marketing político, la imagen impostada, la cáscara que esconde el fruto. Mariño vino a Parla para salir en la foto, para no salir del foco, no vaya a ser que su imagen se torne borrosa y se quede sin cargo. Doña Ana Isabel no vino a solucionar problemas de los vecinos, no vino a consensuar nada con este Consistorio, no vino a hacer Política (se insisto en las mayúsculas). Llegó, se fotografió y se fue tras hacer su política.

Lo mismo puedo decir del Consejero de Sanidad, Lasquetty. Acudió al Hospital y llegó acompañado por un séquito de hombres de su partido. Tan ocupado estuvo de hacer su política que se olvidó de avisar al Ayuntamiento de su visita o de desplazarse tan sólo unos metros de su objetivo para analizar con los responsables de esta ciudad los problemas que en más de una ocasión le hemos trasladado.

Ángel González, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, estuvo en Parla y yo le acompañé. Este Ayuntamiento siempre está dispuesto a dialogar, a colaborar a entenderse con otras administraciones sean del color que sea. Y en esta visita hubo foto, también. Porque somos políticos y estamos en la calle; porque nuestras decisiones afectan a los ciudadanos y eso tiene repercusión mediática; porque la foto es un medio, no un fin. Quiero aclararlo porque la línea puede parecer difusa, pero existe.

Hasta José Luis Rodríguez Zapatero utilizó la frase “lo importante es la foto” el otro día en la sede de la ONU al saludar a Mohamed VI, el rey de Marruecos. La ironía del presidente del gobierno era evidente. Una foto es un símbolo, pero es un símbolo de todo lo que hay detrás, de esas conversaciones que no se oyen, pero que remueven obstáculos y proporcionan soluciones.

La única solución que parece aportar Mariño y Lasquetty es la foto, quizá porque esa política la tienen interiorizada muchos miembros del Gobierno regional. Parafraseando a Guerra: “Éstos van a dejar Madrid que no lo va a reconocer ni la madre que los parió”.

viernes, 17 de septiembre de 2010

De Esperanza no tenía más que el nombre

Nada más acabar el debate del estado de la región sufrí como un fogonazo y se cruzaron en mi cerebro dos ideas que se fusionaron. Se me vino a la memoria una de las canciones menos conocidas de un conocidísimo cantautor que empezaba con un verso inolvidable: De Esperanza no tenía más que el nombre. Pues ésa es la idea que saqué del discurso que pronunció la presidenta madrileña, la señora Aguirre.

El panorama que dibujó doña Esperanza era, para sus ojos, algo así como el edén. Sin embargo, la realidad de nuestra Comunidad se parece mucho más al paisaje que transmite la inquietante novela de Cormac McCarthy, La carretera. Aguirre no quiso hablar de lo que importa a los madrileños y, desde luego, a los parleños. El empleo, la sanidad, la educación, la solidaridad, la integración…

Que según la Encuesta de Población Activa, el desempleo en Madrid haya crecido por encima de la media de España es algo que no mereció mayor referencia para Aguirre; que el número de camas hospitalarias siga como hace años a pesar del incremento del número de hospitales no mereció comentario; que la enseñanza, como bien sabemos en Parla con los centros de educación infantil, se vaya escurriendo a las manos privadas en detrimento del sector público… que todo esto no importe a la presidenta regional es algo que invita a que haya una mudanza en la Puerta del Sol. Y mejor pronto que tarde. Eso, todo eso, inquieta a los madrileños, y a los parleños, les preocupa y no se creen el paraíso que emborrona Esperanza con un discurso vacuo, interesado y alejado del ciudadano.

Los alcaldes del Sur ya sabemos, desgraciadamente, cómo es la política que le gusta interpretar a la presidenta madrileña, la misma que ha hecho de la Ley de dependencia una cruzada contra el PSOE olvidando que son los madrileños más necesitados los que pagan las consecuencias. Nada de eso sale en su discurso del último debate sobre el estado de la región de la legislatura. El último de alguien a quien sólo le queda una esperanza, la de su nombre.

martes, 14 de septiembre de 2010

Que siga la fiesta

La diversión no está reñida con el respeto y las fiestas son un momento excelente para demostrarlo. Ésta es una lección que a algunos les puede parecer sencilla, pero no hace falta más que tirar de hemeroteca o de memoria para recordar qué ha pasado en otros lugares nada lejanos. Desde aquí quiero dar las gracias a todos los parleños y a todos aquellos que se han acercado para disfrutar de nuestras fiestas. Vuestra actitud ha sido ejemplar, incluso ante algún contratiempo, como la ausencia de David Bustamante por una inoportuna afección respiratoria que le ha obligado a suspender varios conciertos. Gracias por vuestra comprensión.

Quiero felicitarme también por el extraordinario comportamiento que ha habido durante los encierros. Este año, además, nos ha acompañado la fortuna y han sido limpios, pero esa buena suerte está cimentada en un gran trabajo previo de mucha gente, especialmente de la peñas taurinas. Pero sería injusto olvidarme de las asociaciones y de su aportación, de todo el esfuerzo de trabajadores municipales y de servicios de seguridad y emergencias. Gracias a todos.

Sin embargo, ahora que todavía nos quedan días para disfrutar, quiero hacer un llamamiento para extremar el respeto por los demás. Por ejemplo, los niños ya van al colegio y es muy importante que sepamos divertirnos sin perturbar el descanso de los demás. Por ello os pido que sigáis disfrutando todo lo que podáis y queráis, pero sabiendo que hay otros que no pueden o no quieren y a los que hay que respetar. No os robo más tiempo.

Gracias a todos y que siga la fiesta.

martes, 7 de septiembre de 2010

Comprometido con Parla, comprometido contigo

Quiero hacer de Parla una ciudad mejor para todos vosotros. Ése es el reto que me planteé cuando entré en política y es el objetivo que quiero lograr. Por ello, he presentado, ante mis compañeros de partido, mi candidatura para encabezar la lista del PSOE por Parla. Estoy convencido de que los militantes de Parla me van a dar su respaldo incondicional, como lo han hecho durante los últimos años. Con su aliento encaro los últimos meses de esta legislatura, y espero que con el apoyo de muchos parleños seré el alcalde a partir de mayo de 2011.

No ha sido fácil tomar esta decisión. Esto de la política genera muchas críticas, quita muchas horas, oferta sinsabores y regala decepciones y, claro, la familia y los amigos intentan disuadirte para que te alejes de esos riesgos. Lo intentan, pero también te apoyan cuando decides continuar. A ellos, a todos los que trabajan conmigo, a los que les quito el sueño para resolver los problemas de los parleños, a todos, sólo les puedo dar las gracias y mi afecto. A los demás, quiero explicaros las razones que me han llevado a presentarme.

Nací y crecí en Parla y he visto cómo se ha transformado el municipio. Esa transformación de una ciudad olvidada en el sur en un núcleo urbano moderno lo han hecho los sucesivos gobiernos socialistas que han dirigido el Ayuntamiento. Hemos avanzado gracias a vosotros, a los parleños, que siempre habéis demostrado ser solidarios, acogedores con los de fuera, reivindicativos con los derechos que os amparan, ejemplares con vuestro afán de hacer una ciudad más humana y moderna. Sois los protagonistas y quiero seguir avanzando en ese sentido.

Quiero hacer de Parla un referente no sólo del sur de Madrid, sino de toda la Comunidad y eso sólo lo podéis lograr vosotros. Mi compromiso con Parla es mi compromiso con vosotros, mi compromiso con buscar soluciones a vuestros problemas, mi compromiso con las políticas progresistas que nos han hecho avanzar, mi compromiso, en resumen, con las personas.

Nos queda camino por recorrer. Atacar el desempleo es uno de los ejes de mi política y lo seguirá siendo mientras haya vecinos de Parla en las listas del Inem. Dotar a este municipio de las infraestructuras educativas y sanitarias que nos niegan las ideas cicateras del neoliberalismo. Impulsar la integración de los que vienen de otros puntos con la ilusión de convertirse en parleños y disfrutar de nuestra ciudad. Me presento para lograr todo eso y más: que nuestros mayores estén bien atendidos y realizados; que nuestros jóvenes se formen y desarrollen sin tener que buscar oportunidades lejos del municipio…

Con el aliento que me aportan los militantes socialistas seré el candidato de progreso a la alcaldía de Parla. Con el respaldo de los parleños quiero potenciar la transformación de esta gran ciudad, cuyo principal aval son sus vecinos. Ése es mi compromiso con Parla, mi compromiso contigo.

jueves, 26 de agosto de 2010

La suma de todos (y 3)

Una vez escuché a Luis Rojas Marcos, uno de nuestros doctores (psiquiatra) más internacionales, que decía que ‘viajar es una buena forma de aprender y de superar miedos’. Acabo de volver de una breve visita por el País Vasco, sitio al que siempre apetece volver. El caso es que como uno no puede desconectar ni cuando se toma un txikito, es uno de los males que afectan al político, pues leí con asombro varios periódicos que se publican en Euskadi. Leí los llamados diarios nacionales y los regionales o locales y en todos aprecié con sana envidia un detalle sorprendente. Los ayuntamientos tienen mucho más peso mediático que en Madrid.

Un amigo periodista me dice que una razón es que en estos periódicos pesa más lo local, lo más próximo, que en los llamados diarios nacionales, que son los que se hacen y leemos en Madrid. Pero pude constatar que, siendo cierta esa consideración, hay una forma de hacer política en la que los consistorios son más escuchados, son más valorados. Y eso, creo que nos debe mover a la reflexión tanto a los periodistas como a los políticos. Por no meterme donde no me llaman dejo a los periodistas que reflexionen, si quieren. Desde el punto de vista de la política me parece extraordinario que, por ejemplo, desde la Consejería de Sanidad del Gobierno Vasco se esté sopesando cómo dar más competencias a los ayuntamientos en materia de Sanidad. Esto ya está en estudio en una nueva ley nacional, pero desde el gobierno de Patxi López se sopesa las opciones de mejorar el trato al ciudadano dando competencias a los consistorios, las administraciones locales más próximas al vecino. ¿Se imaginan algo similar en la Comunidad de Madrid, donde se está desmantelando paulatinamente el sistema público de Salud?

Dejadme que ponga otro ejemplo. El ‘ararteko’, es decir el Defensor del Pueblo del País Vasco, pedía a las administraciones una mayor implicación en el cuidado a los mayores y pedía aumentar los recursos para cumplir con los objetivos de la Ley de Dependencia. Aquí en Madrid no tenemos defensor del pueblo, tampoco nos sirve la Ley de Dependencia, simplemente porque se ignora.

Me da envidia, qué queréis que os diga, que se encaren los problemas con tanto acierto. Aquí en Madrid, plantear algo similar es clamar en el desierto. Y todo por un asunto de color político. Ver cómo hay turismo de la dependencia, como se ha bautizado, es lamentable. Tener que empadronarse en Almería o en Toledo para poder acceder a las ayudas de la Ley de Dependencia porque en comunidades gobernadas por el PP hay una voluntad política de no cumplir una ley en vigor es algo que atenta contra la regla más básica del juego. Lo peor es que lo pagan los ciudadanos, ésos que nos pagan a los políticos.


Es verdad, viajando se aprende que la política se puede hacer en letras mayúsculas o en blanco y negro. Algunos podrían ir tomando nota, aunque sólo fuera de sus eslóganes, y asumir que entre todos sumamos más.

jueves, 19 de agosto de 2010

La Suma de todos (y 2)

Sanidad y educación, con las cosas de comer no se juega. Los que leéis habitualmente este blog, sabéis que esos dos pilares son básicos en mi ideario político y de gestión. Con esas cosas no se negocia. Y por eso escribo esta nueva entrega con el título de la anterior. La razón: la Comunidad de Madrid está atentando contra las posibilidades educativas de nuestros más pequeños, como ya os comenté. El gobierno de Aguirre, como os voy a mostrar ahora, juega con la salud de todos nosotros. En dos semanas, nueve personas han visto cómo la reducción de personal en el servicio de UVI móviles (las ambulancias requeridas ante las situaciones más urgentes) ha puesto en riesgo su salud. Es un hecho, por mucho que la Comunidad trate de taparlo con palabras, que el servicio de ambulancias de urgencia ha sufrido una merma de efectivos. Esta merma no es coyuntural, como dicen. No es porque estamos en verano, es porque la empresa que presta el servicio propuso un ERE por el que despedía a la mitad de su plantilla. Ese expediente de regulación de Empleo fue aceptado por la Comunidad de Madrid. Con la mitad de personal, la asistencia es inferior, por mucho que el Gobierno de Aguirre intente desviar la atención.

¿Cómo se explica, si no, que en nueve ocasiones una patrulla de la Policía Local o coches privados hayan tenido que realizar el trabajo que debería hacer una UVI móvil? La consejería de Sanidad arguye, con su típico ataque infantil de “y tú más”, que el Ayuntamiento de Parla retiró el servicio de ambulancia que tenía. Es verdad que teníamos una ambulancia municipal, pero no era un UVI y, además, carecía de sentido duplicar recursos cuando se abrió la base de emergencias en el Hospital de Parla con un servicio de UVI y helipuerto incluido. Es a la Comunidad a la que le corresponde atender la sanidad y si disminuye la calidad de este servicio imprescindible debe asumir esa merma y explicarla a los ciudadanos. Basta ya de echar balones fuera. Es inadmisible el juego de espejos que emplea el Gobierno de Aguirre para traspasar sus responsabilidades a otros. En Parla no lo vamos a permitir porque somos ciudadanos tan de primera como los de la Puerta del Sol.

¿Se responsabilizará Aguirre de los posibles daños que sufran los vecinos de Parla y de municipios cercanos por la falta de este servicio imprescindible? ¿Cómo explicará que su suma de todos se convierta en la resta de derechos de unos pocos?

lunes, 9 de agosto de 2010

El triunfo de la razón

Estamos en boca de todos. Durante las últimas semanas los socialistas de Madrid hemos sido objeto de un diagnóstico por cualquier médico de la política y el resultado es que ha triunfado la razón. Habrá primarias para decidir quién será el candidato que obligue a Aguirre a hacer mudanza y dejar la Puerta del Sol. Ha triunfado la razón porque ése es el sistema que los socialistas nos dimos hace mucho tiempo. Una fórmula que potencia la democracia, que nos hace más fuertes y que muestra que somos un partido moderno. Si hay dos compañeros que se sienten llamados a liderar un proyecto, las primarias son la salida más lógica. Otros atajos supondrían cambiar nuestras propias reglas en mitad del partido y esos caminos alternativos pocas veces tienen buenos resultados.

Tomás Gómez está legitimado desde hace mucho tiempo para ser el candidato que acabe con el desgobierno de Esperanza Aguirre. Tomás llegó a ser candidato a la alcaldía de Parla a través de unas primarias y llegó a ser Secretario General del PSM tras un proceso similar. Así que, en ese sentido, Tomás es uno de nuestro líderes más democráticos. En eso pocos le pueden dar lecciones.

Los que prefieren otro candidato (Trinidad Jiménez) argumentan que Tomás tiene menos posibilidades. Eso es igualmente discutible. Tomás ya sabe lo que es doblarle el pulso a Aguirre. Por ejemplo, con el hospital de Parla. Tomás conoce el terreno de la Comunidad de Madrid como pocos. En ese proyecto sólido, sosegado, sostenido, se basan buena parte de las posibilidades de los socialistas en Madrid. Un candidato que, por utilizar la terminología de Gregorio Peces Barba, no aterriza desde fuera. Fórmula ésta que no garantiza el éxito, según los precedentes que ya conocemos.

Tomás Gómez, además, ofrece una gestión excelente en Parla y como Secretario General del PSM ha logrado en tres años una formación más cohesionada, más fuerte, con más posibilidades. Allí donde otros fracasaron Tomás ha salido reforzado. ¿Porqué negarle sin más la opción legítima y lógica de ser candidato a la Comunidad de Madrid?

Yo, como amigo de Tomás, sólo puedo apoyarlo. Yo, como colaborador durante muchos años de Tomás sólo puedo expresarle mi gratitud y decirle que me siento honrado con la confianza que me mostró y me muestra. Yo, como un socialista más, creo que Tomás se ha ganado con holgura la posibilidad de ser el candidato que le prepare las maletas a Aguirre. Por eso sólo puedo darle mi respaldo y que la democracia haga el resto. Todos ganaremos, porque para empezar, ya ha triunfado la razón.

martes, 3 de agosto de 2010

Comunidad de Madrid, ¿la suma de todos?


Desde hace ya tiempo, la Comunidad de Madrid, la de Esperanza Aguirre, decidió que lo importante era aparentar y, si era necesario tergiversar. Poco menos que elevar a la categoría de política la frase de Groucho Marx: “¿A quién va usted a creer?, ¿a mí, o a sus propios ojos?”. Así se debió de inventar ese eslogan de ‘Comunidad de Madrid, la suma de todos’. El problema del gobierno de Aguirre y del PP es que los hechos son tan tozudos que les dejan en mal lugar y, a veces, en peor.

Hace un par de días, Ana, una parleña de nuevo cuño (me contaba que lleva en el municipio, en Parla Este, desde hace dos años y poco) me preguntaba con mucha preocupación qué ocurría con la gestión de las escuelas infantiles. El rumor ha corrido entre los padres ante las nuevas e incomprensibles adjudicaciones que ha hecho el gobierno de Aguirre. ¿Una empresa de catering va a hacerse cargo del cole de mi niño?, me decía alarmada. Pues, con matices, sí. Así es.

La empresa que gestionará desde septiembre cinco de las seis escuelas infantiles de Parla carece de experiencia en el sector educativo. Lo más cerca que han estado de un colegio es para realizar la limpieza o completar el servicio de hostelería. Vaya, es algo así como concederme a mi crédito en teología porque me apellido Fraile. Pero la cosa, aún es más hilarante.

Aguirre ha decidido que a la hora de elegir quién va a formar a los más pequeños lo que más valora es que haga una buena oferta económica. Si los educadores son buenos o malos, si están más o menos formados, eso no pesa en la decisión ni un 10%. Y lo que es peor, el proyecto educativo si tiene una valoración muy deficiente, tampoco importa. Lo que vale es la oferta económica. Personalmente, hablar de oferta económica en un asunto de educación infantil me parece una obscenidad. Tratamos de la educación (un valor innegociable) de nuestros niños. Si eso entra en el terreno del mercadeo todo el sistema amenaza ruina.

A eso juega Aguirre y el PP, que aquí en Parla ha votado en contra de nuestras propuestas (apoyadas por Izquierda Unida) de mejorar la calidad de la educación en todos los terrenos y la necesidad de olvidarnos de que las rebajas lleguen a este ámbito.
En resumen, y visto lo visto, la suma de todos significa para Aguirre que la suma le salga en sus cuentas, a costa de todo y de todos. Bonito eslogan.

viernes, 23 de julio de 2010

Parla, abierto por vacaciones


De vacaciones o con ellas en el punto de mira. Así estamos la inmensa mayoría de los parleños. Por eso no nos hemos querido olvidar de los que se quedan o ya han vuelto. Parla no cierra por vacaciones. Al contrario, queremos que disfrutes Parla.

Somos unos privilegiados. Podemos disfrutar de playa sin salir de Parla. Nuestra piscina de agua salada es la única que existe en toda la Comunidad. Y los que prefieran el agua más dulce, el resto de instalaciones municipales siguen a vuestra disposición. Así aliviamos los calores y hacemos un poco de ejercicio. Si, además, estamos a gusto al lado de casa y con los amigos o la familia, pues qué más se puede pedir.

Los chavales (y los padres) han tenido la posibilidad de vivir unos campamentos en el municipio o en Elche y han podido distraerse con las actividades que hemos programado en varios colegios que se han convertido en centros de barrio. Este proyecto también permite, como he podido comprobar, que los chicos practiquen deporte en las canchas de estos coles sin tener que desplazarse a los polideportivos municipales, que seguirán abiertos todo el verano. Así, todos podremos disfrutar de Parla en nuestro tiempo libre.

Y para las noches, cuando el calor aprieta y preferimos salir de casa un rato, tenemos actividades para todos y casi por nada (un euro). Por ejemplo, el cine de verano. Hemos bailado y hemos disfrutado de la música de Santiago Auserón, sonreído con los mejores monologuistas… Y los que prefiráis una terraza para aliviar el calor elegid entre las de la ciudad pero, por favor, no os olvidéis, hay vecinos que trabajan al día siguiente y tienen que descansar. Porque Parla abre por vacaciones.

jueves, 15 de julio de 2010

Nos movemos más, contaminamos menos

Ya están aquí (y que ninguno vea paralelismos con Poltergeist). Me refiero a los nuevos autobuses municipales, los que conocemos como “amarillos”. Ya tenemos rodando por Parla los tres nuevos buses que nos van a permitir mejorar las frecuencias de paso y la ampliación de líneas. Y éstos no van a ser los últimos. En 2011, seguiremos con la renovación y ampliación de la flota con otros seis autobuses más.

Este compromiso, ahora cumplido de modernizar y ampliar el servicio de transportes municipal, no quiero que sea tomado como una medalla que se cuelga este Ayuntamiento. Es otro paso más en una política de amplísima trayectoria. Parla apostó hace mucho por el transporte público de calidad y ecológico. La máxima expresión de esta filosofía fue la construcción del tranvía. Aquellos meses de obras han dejado paso a años de disfrute de un medio de transporte moderno, eficaz, puntual y muy respetuoso desde el punto de vista medioambiental. El tranvía ha conformado un nuevo diseño de ciudad sin abandonar ni uno de esos valores, pero el tranvía (por razones técnicas) no puede llegar a todos los rincones del municipio.


Por ello lo complementamos con el servicio de autobuses. Es cierto que emiten humos y que su frecuencia no puede ser tan fiel por simples motivos de tráfico. Sin embargo esos dos inconvenientes los vamos a minimizar. Hemos aumentado la frecuencia de paso de las tres líneas circulares (y en la medida de lo posible seguiremos haciéndolo) y las nuevas unidades que hemos incorporado son mucho menos agresivas con sus emisiones. Esto demuestra que un transporte público de calidad no está reñido con los aspectos ecológicos. Antes al contrario.


Pero, además, estos nuevos coches están equipados con los últimos adelantos en seguridad y en comodidad para las personas con movilidad reducida. En este mismo sentido, nuestro compromiso con los mayores, discapacitados… es firme. Las nuevas marquesinas que ya se pueden ver en alguna cabecera de línea incorporan accesos adaptados y, por ejemplo, información en braille, para los invidentes.

Acabo. Sé también, porque he sido y soy usuario del transporte público, que cinco minutos en una parada bajo un sol de justicia parecen media hora. Por ello, estamos ultimando la implantación de un sistema de información en las paradas para comunicar el tiempo de espera y no tener que escuchar, con tono resentido, la famosa frase: Ya está aquí (el autobús, claro).

sábado, 10 de julio de 2010

El Pulpo Paul


Ahora resulta que el personaje del momento es… un pulpo. Y no sólo eso, es un pulpo alemán. Y, además, tiene nombre propio. Paul. Pues de todo esto, que es verdad que había captado en alguna conversación suelta de pasillo en el Ayuntamiento me enteré este viernes. Estuvimos inaugurando en nuevo campo de césped artificial con el que cuenta Parla, con el que contáis todos. Es el Javier Camuñas y allí estuvo Javi Camuñas. El nombre de la instalación lo elegisteis todos vosotros con vuestros votos en la web municipal. Y Javi tuvo la deferencia de venir a inaugurarlo en sus días de vacaciones. Otro detalle de este gran jugador y mejor parleño.

Pero a lo que iba. Resulta que estábamos en el campo sudando la gota gorda (y eso que no hicimos ni un sprint), Javi me regaló una camiseta de su club con su nombre y concluimos la inauguración en sí. Total, que estábamos charlando cuando veo que se ponen a hablar de lo que todos hablamos estos días: de la selección de fútbol. Que si a Holanda la ganamos fácil, que si ya somos campeones, que si… Y salta un chaval: “Si ya hemos ganado la final. Lo ha dicho Paul”. Como ya sabéis que no soy muy futbolero, pregunté. ¿Quién es ese Paul? Lo mismo era un gurú del fútbol, lo mismo el presidente de una federación, lo mismo… un adivino. ¡Pues sí¡ Es el pulpo Paul, me explicaron. Un octópodo que acierta quién va a ganar al comerse un mejillón que ponen en la urna de las selecciones que jueguen ese día.

No deja de sorprenderme esto del fútbol. Yo creo que nadie pondría sus ahorros en el banco que le dijera un pulpo, pero todos aceptan que van a ganar si lo dice ese mismo animalillo (por cierto, todo un fenómeno en You Tube). Y digo que me sorprende porque creo que el fútbol, y el deporte en general, se nutre de otros valores muy diferentes. La solidaridad con el compañero y, desde luego, con el rival; el respeto; el esfuerzo colectivo por encima de los reconocimientos individuales; el afán de superación… Podría seguir hasta hacer un relato demasiado largo. En este sentido, creo que acertamos (perdón, acertasteis) al elegir el nombre de este campo. Javi Camuñas encarna todos esos valores. Él mismo lo ha dicho muchas veces, es un jugador de equipo, lejos de esos divismos que anteponen el nombre propio a los logros del colectivo. Gracias Javi.

Acabo. Insisto que me sorprende que un pulpo haya tenido tanta notoriedad, no ya por el pulpo, sino por lo trivial del caso y lo que se aleja de esos valores de nobleza que son intrínsecos al deporte y que, a mí, son los que más me interesan. En ese sentido recuerdo lo que dijo una vez Albert Camus y que sirve para engrandecer el fútbol (y el deporte): “Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”.

Y, desde luego, el domingo celebramos que somos campeones del mundo. Y, entonces, a ver quién le dice nada a Paul.

jueves, 1 de julio de 2010

Parla, apuesta segura

Un buen amigo mío decía siempre que el orgullo es un lujo muy caro, pues yo me voy a dar ese lujo. Me siento orgulloso de todos vosotros, de todos los parleños, de todos los que han hecho de esta Villa un lugar mejor, de todos los que han venido para modernizarla, de todos los que han aportado su esfuerzo para que sea un ciudad de futuro. Y todo ello lo pude constatar este miércoles.

Hace tiempo tomé la decisión de aportar transparencia a nuestra gestión y, a la vez, dar voz a todos. Por eso, insisto, este miércoles, tuvimos el primer Pleno del Estado de la Villa de Parla. Ahí cada fuerza política, en representación de todos los vecinos realizó una radiografía de cómo palpita este municipio. Agradezco a IU su colaboración leal y su crítica constructiva, a pesar de todo lo que nos separa. Y tomo en consideración la visión del Partido Popular, que sigue anclado en esa rara forma de hacer política que es el “no a todo”. Para los populares, y no sólo en Parla, todo está mal; no hay un solo acierto. Y si hay que vilipendiar a los ciudadanos y manchar el nombre de la ciudad, pues sea. Todo por una causa común: tocar poder. Aun así, estimo su trabajo, porque la democracia es diversidad de opinión. Y no pensamiento único.

No puedo pasar por alto, ni mucho menos, que esta Parla es fruto de todos mis compañeros de grupo, quienes ayer demostraron su valía. Igualmente, me gustaría reseñar los esfuerzos de los trabajadores municipales, de nuestras asociaciones, de nuestros movimientos vecinales, de todos vosotros, que en realidad sois los verdaderos impulsores de Parla. Y de todos me siento orgulloso.

Ahora bien, esa satisfacción me impulsa a trabajar aún más, porque no os puedo defraudar. No os podemos defraudar. Por eso pensamos que tenemos que trabajar sin pausa por la creación de empleo (con el impulso del PAU 5); consideramos que debemos potenciar el comercio local (con un nuevo Mercado Municipal donde hoy está el cuartel de la Guardia Civil); estimamos que los jóvenes son el futuro y por eso seguiremos fomentando la vivienda de protección y el alquiler asequible; reconocemos que los mayores merecen una especial atención, y es por eso por lo que tendrán viviendas tuteladas con las que garantizar su bienestar e independencia al tiempo que disfrutan de servicios comunes como lavandería, seguridad, comedor…

Cuando hace algo más de 40 años nací aquí, jamás pensé que llegaría a estar al servicio de todos vosotros. Mi padre, parleño, y mi madre, extremeña, siempre me recuerdan qué era Parla y lo que es ahora. Aquella ciudad, , ha dejado paso a una ciudad ecológica, dinámica, con 128.000 vecinos que disfrutan de un nivel de servicios equiparable a cualquier otra localidad vecina. Ya no es tiempo de complejos. Ahora es el tiempo de sentirse orgulloso por ser de Parla, por construir Parla, por seguir trabajando para Parla. Y todo por una razón incontrovertible: Parla es una apuesta segura.

jueves, 24 de junio de 2010

Orgullo y reconocimiento

En esta época de pensamiento casi único, de recortes dolorosos, de críticas salidas de tono y demás lindezas, uno todavía se atreve a sacar pecho por los logros y por los valores que defiendo. Cuando muchos abogan, en demasiadas ocasiones por intereses inconfesables, por reducir la labor de todo lo público, yo me planteo como más necesario que nunca trabajos como los que se realizan en la escuelas municipales de cultura.

Esta semana, más de 1.000 vecinos han cerrado su curso escolar en disciplinas como danza, música, teatro o pintura. A esos apóstoles irredentos de la iniciativa privada les parecerá un despilfarro de recursos. A mí me parece una inversión indispensable de futuro y, desde luego, esa política no es incompatible con otras de carácter social. Que un millar de vecinos hayan crecido culturalmente es algo que me llena de orgullo. He estado en el final de curso de estas escuelas y ver la cara de satisfacción de padres, de madres, de hijos, de todos ellos… eso no tiene precio. Ésa no es materia comerciable.

De esos más de 1.000 parleños que complementan y enriquecen su formación y nivel cultural con la ayuda de este ayuntamiento, pocos podríamos acceder a este tipo de enseñanzas si no fuera con el amparo de lo público. Otros, gracias a la gran labor de las asociaciones, encuentran otros formatos y temáticas que igualmente les permiten formarse integralmente. Y justo es señalarlo y destacar la importante labor que el colectivo de asociaciones tiene en nuestra ciudad.

Ya digo que me siento orgulloso de poder poner al alcance de muchos estas oportunidades, pero eso sería poco si no fuera por todos aquellos que lo hacen posible día a día. Por eso vaya desde aquí mi reconocimiento para ese millar largo de alumnos, para sus profesores y monitores para todos aquellos que aportan su generoso esfuerzo para construir una ciudad cada vez mejor y más moderna y con mayor cultura. Eso supone que estemos un pasito más cerca de nuestro objetivo.

miércoles, 16 de junio de 2010

Los más pequeños, lo más grande

Hay cosas que importan y cosas que son importantes. La frase, que creo que ya me habéis leído en alguna otra entrada del blog, no es mía, es de un amigo y, aunque parece un sinsentido, encaja a la perfección con el momento político que vivimos. Pero no, no voy a hablar de la deuda soberana ni del diferencial de no se qué. Términos ésos que se han popularizado tanto en los medios de comunicación en las últimas semanas.

La frase viene al caso porque esta semana ha visitado Parla el señor Francisco Granados, una de las manos derechas de Esperanza Aguirre (lo digo así porque supongo que reniegan de la izquierda). Granados ha venido para escuchar de los suyos, o de los que cree que son los suyos, el discurso que desea que le reciten; a hacer labor de oposición a la oposición (es decir, a los alcaldes del Sur que les pedimos que gobiernen) y a alejarse cuanto de los vecinos cuanto más mejor, no vaya alguno a cantarle las cuatro verdades que le incomodaría escuchar.

Mientras, nosotros nos dedicamos, entre otras cosas, a contar los niños de 0 a 3 años que se quedarán sin plaza pública el próximo curso. Mientras, nosotros nos dedicamos, entre otros menesteres, a ir a la Puerta del Sol para reclamar más escuelas. Mientras, el gobierno de Aguirre, prefiere orientar campañas de prensa contra los alcaldes que la alteran el pulso. Mientras, Granados y sus corifeos, aseguran que en Parla no hacen faltan más escuelas. Pues que se lo digan a Montse.

Esta familia me dijo el otro día que su marido se ha quedado en paro y que por eso, según los erráticos baremos de la Comunidad, le alejan de una plaza pública pues se considera que uno de los padres puede cuidar de Daniel, su pequeño de un año. ¿Cuál es el problema? Que si el marido de Montse mañana encuentra trabajo tiene dos opciones. Se lleva a Dani en el camión o se lo deja en la Puerta del Sol a la señora Aguirre o al señor Granados, quien por supuesto no conoce ni de lejos a los Danieles y Montses que viven en la Comunidad que presuntamente gobiernan.

Casi 1.000 familias de nuestro municipio están en esta situación. Y la respuesta del Partido Popular es: en Parla, mirar para otro lado, y negar las necesidades reales de nuestros vecinos. Solucionar estos problemas es lo que le importa de verdad a la gente. Lo importante para el PP es cargar contra todo lo que no lleve sus siglas. Va a ser verdad que hay cosas importantes y otras que importan.

viernes, 11 de junio de 2010

Un kit kat, por favor

Escribo esto nada más levantarme. La verdad es que quise hacerlo ayer jueves por la noche, en cuanto llegué a casa, pero la semana ha sido muy exigente. Viajes para aquí, reuniones por allá… no os aburro. El caso es que después de tanta tensión y desgaste físico necesitaba un kit kat (como en el anuncio) y lo encontré ayer con un nutrido grupo de escolares de Parla.

En el Teatro Jaime Salom se representaba Cantania, un proyecto educativo y musical en el que han participado siete colegios y más de 400 chavales. ¡Qué placer¡ Me contaban, el profesional pedagógico del Ayuntamiento que nos ha embarcado en esta iniciativa y los profesores que han trabajado en ella, que los alumnos estaban encantados por el trabajo y eufóricos por el resultado (cuatro funciones y todas llenas). Pero me pareció aún más relevante el entusiasmo y orgullo con el que hablaban de sus alumnos los siete maestros (seis mujeres y un hombre) de música de los coles participantes.

Cantania es un proyecto ideado por L’Auditori de Barcelona, al que nos hemos sumado como municipio pionero en la Comunidad de Madrid, en el que los alumnos interpretan una cantanta. Este año el título elegido ha sido La balada del regreso, una obra con letra de Rosa Regás y música de Albert Grau. Los chicos de entre 9 y 11 años que participan han aprendido de una forma muy original aspectos musicales e interpretativos a la vez que los valores de integración, arraigo, solidaridad… que jalonan esta obra. Además, aplaudo el texto elegido para este año, las migraciones resultantes de la Guerra Civil, en el que los ciudadanos de Parla nos miramos y reconocemos a todos los que han contribuido al crecimiento de la ciudad desde los años 60.

Ver a esos chavales interpretar con excelencia y deleitarse con la sincronía que alcanzaron con la pequeña orquesta (formada en su mayoría por músicos de nuestra Escuela Municipal) te resarce de muchos sinsabores. Es una satisfacción observar cómo la Educación pública es capaz de alcanzar la excelencia, de formar por vías alternativas, de impulsar el crecimiento integral de nuestros chavales.

Seguiría alabando lo que vi ayer y recreándome en ello, pero es viernes y se acabó el kit kat. Ya estoy en el despacho. Lets go.